5 tendencias en salud que ha acelerado la pandemia

10 de junio de 2021

La pandemia de COVID-19 está provocando una aceleración tecnológica en diversos campos y la sanidad no es una excepción. Teniendo en cuenta que estamos trabajando contrarreloj para encontrar una solución definitiva a esta crisis sanitaria, es el momento perfecto para empezar a experimentar con nuevos métodos y aprovechar las oportunidades que brindan tecnologías emergentes. La mayor parte de profesionales especializados opina de la misma forma: según una encuesta de Accenture a 259 profesionales de la industria sanitaria, más del 50% afirma que los rápidos avances en ciencia y en tecnologías emergentes van a revolucionar la atención sanitaria.

A continuación, os dejamos con cinco tendencias que, aunque ya existían antes de esta pandemia, tras la llegada del COVID-19 se han acelerado de forma exponencial:

Experiencia del paciente

La gran mayoría (85%) de los profesionales encuestados opina que la tecnología es, actualmente, algo inseparable de la experiencia humana. Y están en lo cierto: los pacientes tienen cada vez más expectativas de las experiencias digitales en el comercio minorista, redes sociales e, incluso, servicios sanitarios. Algunos ejemplos del cambio de la experiencia del paciente en el mundo sanitario lo encontramos en la estandarización de la reserva online de cita y las videoconsultas.

Los pacientes demandan experiencias más personalizadas en su atención sanitaria y quieren sentirse cuidados e importantes. Además, también buscan sentirse amparados por el sistema sanitario. El 70% de los usuarios de servicios sanitarios encuestados afirman estar preocupados por el seguimiento comercial y la privacidad de sus datos. Además, también el 70% de los pacientes encuestados espera que su relación con la tecnología sea más importante a lo largo de los próximos tres años.

El Dr. Kaveh Safavi, médico y abogado afincado en Chicago, es director general del equipo de Salud de Accenture. Afirma que la pandemia de COVID-19 está acelerando la confluencia entre las experiencias sanitarias y la tecnología digital. Según el Dr. Safavi, “liderar el futuro de la atención sanitaria exigirá replantear los supuestos básicos sobre la intersección entre las personas y la tecnología”.

Dado que la relación de las personas con la tecnología y su percepción de la misma están cambiando, el sistema sanitario debe adaptarse rediseñando las experiencias digitales.

La IA en la sanidad

Muchas empresas sanitarias punteras están utilizando la IA y otras tecnologías algorítmicas para mejorar sus flujos de trabajo y automatizar procesos. Con una colaboración humano-IA bien planteada, la experiencia tanto del paciente como del profesional puede llegar a ser mucho más positiva.

El mismo estudio de Accenture reveló que el 69% de los líderes de empresas del sector sanitario encuestados ya están intentando adoptar en sus flujos de trabajo aplicaciones de inteligencia artificial.

Sin embargo, hay que tener cuidado al diseñar las aplicaciones médicas de IA, dando importancia a conseguir una buena experiencia de usuario y facilidad de uso. De hecho, tan solo el 39% de los directivos encuestados afirmó haber incluido principios de diseño centrados en el usuario o diseños inclusivos para apoyar las interacciones con los pacientes.

Un Internet de las Cosas en sanidad

El Internet de las Cosas (IoT) abarca una gran variedad de dispositivos, sensores, software y sectores. Ahora hay una tendencia en el desarrollo de aplicaciones IoT que incluye una gran cantidad de equipo, sensores, umbrales y procedimientos presentes en la atención médica. Los sectores ajenos al sanitario están comenzando a lanzar productos que pueden actualizarse con la capacidad de mejorar las experiencias y servicios en un futuro próximo; lo que, al fin y al cabo, resulta en una mayor flexibilidad para los pacientes.

La atención sanitaria debería ser el siguiente sector en ofrecer este nuevo tipo de productos con aplicaciones IoT a los pacientes. Trabajando para ofrecer productos y ecosistemas tecnológicos adaptables que puedan acomodarse a los cambios e innovaciones continuas. Este tipo de productos, que posibilitan que el paciente y la clínica estén conectados durante toda la vida útil del producto, se está convirtiendo, poco a poco, en una herramienta prácticamente indispensable en la carrera contra la pandemia.

El ADN disruptivo de la innovación

El ADN de la innovación se diferencia del ADN humano normal en que no tiene nada que ver con la genética. En cambio, el ADN de la innovación se refiere a la medida en que una organización crece para adaptarse al futuro: avances científicos que son disruptivos pero discretos; maduración de la tecnología digital que es accesible y más comoditizada; y el uso de tecnologías emergentes como blockchain, realidad aumentada y virtual, IA y computación cuántica para escalar rápidamente.

Robots para ayudar

Los robots ya no son solo cosa que se limite a almacenes y fábricas. Actualmente, son un elemento de apoyo para el personal de los hospitales, ya que muchos ofrecen servicios de desinfección, medición de constantes vitales e información a pacientes y visitantes. Con el despliegue de la tecnología 5G, la robótica está destinada a ser cada vez más utilizada fuera de almacenes y de las cadenas de producción.

El 71% de los líderes sanitarios encuestados cree que la robótica va a permitir la próxima generación de productos y servicios para pacientes. En el ámbito médico, el personal ya está muy saturado, por lo que las posibilidades de las aplicaciones robóticas son casi ilimitadas. A pesar de ello, el 54% de los encuestados opina que los trabajadores van a encontrarse retos a la hora de saber cómo trabajar con ellos.

El Dr. Safavi añade: “A medida que las capacidades robóticas se extiendan más allá de los entornos controlados, las organizaciones sanitarias se enfrentarán a nuevos retos en torno a las inversiones en talento, la recopilación de datos y la interacción y colaboración entre humanos y máquinas.”

Una esperada evolución tecnológica

La tecnología, sobre todo fuera de la sanidad, evoluciona constantemente y se hace cada vez más necesaria para nuestra vida cotidiana. De ahí la importancia de potenciar su aplicación en sanidad: aumentar y mejorar un servicio del que somos “clientes” toda la vida. El 78% de los directivos encuestados cree que la apuesta por la innovación en este momento es la más alta que ha habido nunca y “acertar” requiere de nuevas innovaciones en muchos sectores.

Esta pandemia que nos ha tocado sufrir está acelerando la innovación tecnológica para alcanzar nuevas posibilidades como nunca antes. Para continuar avanzando de la misma forma, las empresas e instituciones sanitarias deben explorar y aplicar las tecnologías emergentes, de la mejor forma posible, a sus productos y servicios. De esta forma, se conseguirá una mejora de la experiencia positiva tanto para el profesional como para el paciente.

¿Qué tecnología en sanidad creéis que ha avanzado más durante la pandemia? Os leemos en comentarios.

¿Listo para empezar a usar OK Doctor?