El MIR en Cataluña

10 de febrero de 2020
El MIR en Cataluña

El nuevo acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos, hace una referencia expresa a la posibilidad de un MIR específico para Cataluña. El Médico Interno Residente (MIR) es el sistema de información de médicos especialistas que existe en España desde 1976. Como todos los que nos dedicamos a la medicina en España sabemos, el sistema de acceso actual se basa en pruebas selectivas de convocatoria anual del mismo carácter para todas las Comunidades Autónomas. Para acceder hay que presentarse a un concurso-oposición en el que el expediente académico se pondera con un 10% mientras que el examen contabiliza el 90%. La convocatoria de examen y plazos de selección e incorporación a la plaza elegida se publican anualmente en el parte del Ministerio de Sanidad, que es el departamento que concentra todas las competencias en torno al MIR.

De legislarse en esta nueva línea, el nuevo planteamiento, favorable hacia la Comunidad de Cataluña, provocará que esta prueba se descentralice, y que no todos los facultativos puedan acceder desde la misma posición de partida, a todas las plazas de residente disponibles. Habría una prueba restrictiva y específica para los “catalanes” y otra para el resto de Españoles.

Con la legislación actual, la Generalitat solicita reservar una serie de plazas, necesarias para sus centros hospitalarios, pero la decisión final de responder o no a dicha demanda, la tiene el Ministerio de Sanidad. Sin embargo, ateniéndonos a la redacción del estatuto de autonomía de Cataluña, el Estatut, éste especifica que la formación sanitaria especializada es uno de los ámbitos cuya “competencia compartida” corresponde a la Generalitat. Dicha formación conlleva “la acreditación y la evaluación de centros; la planificación de la oferta de plazas; la participación en la elaboración de las convocatorias y la gestión de los programas de formación de las especialidades y las áreas de capacitación específica; y la expedición de diplomas de áreas de capacitación específica”.

Si bien es cierto, nunca se han puesto en marcha las leyes y reglamentos autonómicos que doten de recursos la aplicación de este apartado del estatuto de autonomía en lo que al MIR se refiere.
El cambio de orientación de la política nacional pactada por PSOE y Unidas Podemos marca un punto de inflexión en este apartado. ¿Qué debemos pensar ante esto? ¿Cómo repercutiría en el sistema sanitario general, si se adoptan los cambios a favor de un MIR específico para Cataluña?

La descentralización de las competencias en materia de Sanidad que supuso su transferencia a las autonomías ya ha supuesto que dentro de España existan grandes diferencias en los salarios y las condiciones laborales de los profesionales médicos.

Si además de esto, las condiciones de acceso al MIR son diferentes en función de la comunidad autónoma, las consecuencias para la sanidad que se me ocurren son sólo negativas. La movilidad de los profesionales, pudiendo rotar por diferentes Comunidades Autónomas para realizar su trabajo, hace que todo el sistema funcione mejor. Esta movilidad, facilita la disponibilidad de médicos residentes de todas las especialidades en todas las provincias. Si Cataluña crea su propio MIR, limitando el acceso a los médicos no catalanes. El resto de comunidades harán lo mismo para proteger a sus ciudadanos locales, lo que terminará en el único resultado posible, el desequilibrio entre el número de médicos especialistas y las demandas de la población. O lo que es lo mismo en una caída de la calidad de la atención sanitaria.

Una cosa es que, como profesionales debamos aprender un idioma para poder realizar nuestra labor en Cataluña, la comunicación es primordial y más en nuestro sector, y otra que se entorpezca el acceso a una prueba que compete al ámbito general de este país, lo que crea serias dudas sobre la calidad sanitaria que defendemos.
¿Cómo plantearíais ese posible cambio de competencias sin que afectara al acceso a las pruebas MIR?

¿Listo para empezar a usar OK Doctor?