Los beneficios y desafíos del 5G en la atención médica

6 de mayo de 2021

La tecnología 5G llegará muy pronto a tu operador telefónico, a tu oficina y a tu casa. Esta quinta generación de tecnología móvil llega para mejorar la conectividad, la cobertura y la capacidad de respuesta de las conexiones inalámbricas. El 5G reducirá en un 95% el tiempo de latencia de 20 milisegundos que experimentamos con el 4G a únicamente 1 milisegundo. Además, algunos operadores ya han llegado a medir velocidades de hasta 1 Gb/s (100 veces más rápido que el 4G).

Hospitales y clínicas locales van a poder aprovechar esta red de alta velocidad y baja latencia para mejorar la respuesta a los pacientes y optimizar los flujos de trabajo. Tecnologías médicas como la robótica, los dispositivos móviles y los aparatos médicos se beneficarán de una transferencia de datos y análisis mucho más rápidos. Sin embargo, esta mayor conectividad tendrá un precio: las infraestructuras actuales de IT (Tecnologías de la Información) y los sistemas de IoT (Internet de las Cosas) se verán sometidos a una presión muy alta y el ancho de banda se repartirá entre más puntos y dispositivos.

Dicho esto, vamos a profundizar en algunos de los beneficios y retos que el 5G va a suponer en la atención médica.

Una mejor asistencia sanitaria y tecnología

El 5G está aportando una mejor experiencia a los pacientes, una mejora en la conciliación de la vida laboral y familiar a los profesionales y un mayor ahorro para los hospitales y las compañías de seguros. Esto lo consigue gracias a los siguientes elementos:

Transferencias de datos más rápidas

Gracias al 5G, las subidas y descargas de grandes cantidades de datos e imágenes, como las resonancias magnéticas y los escáneres PET serán más rápidas, más fiables y se llevarán a cabo en segundo plano. Para poner las cosas en perspectiva, los archivos de escáner PET pueden llegar a ocupar hasta 1 Gb por paciente y por procedimiento. Con las velocidades actuales de red, la subida de estos archivos puede tardar horas en el caso de que no se interrumpa por un fallo de red. Esto afecta directamente a los pacientes, que tienen que esperar más tiempo para recibir su tratamiento, y al médico, que no puede atender a otros pacientes mientras se resuelve la descarga de los datos. El 5G reducirá estos tiempos de espera para hacerlos prácticamente inexistentes.

Las videollamadas (o “teleconsultas”) serán cada vez más habituales entre los médicos y sus pacientes. Estas llamadas permitirán una mayor calidad de vídeo y audio, lo que mejorará la capacidad de comunicación entre ambas partes. En el mejor de los casos, los pacientes recibirán antes el tratamiento y podrán ponerse en contacto con su especialista, aunque estén al otro lado del mundo. Los profesionales, por su parte, podrían colaborar y comunicarse con otros médicos de una forma más eficiente.

Un informe de Market Research Future prevé que el mercado de la telemedicina crecerá un 16,5% de 2017 a 2023. La llegada del 5G será un componente clave para que esto ocurra.

Atención más personalizada

El 5G permite a los profesionales y desarrolladores crear una experiencia más personalizada para el paciente. Uno de los pilares en el centro de esta experiencia mejorada son los wearables. Los wearables generarán y analizarán datos en tiempo real, notificando al paciente o a su médico cuando sea necesario. Un estudio de Anthem concluyó que el 86% de los médicos afirma que los wearables mejoran el compromiso del paciente con su propia salud. Se espera que estos pequeños dispositivos disminuyan los costes hospitalarios en un 16% para 2024. Los expertos afirman que el 5G permitirá que los dispositivos utilicen menos energía, y eso es una gran ventaja para los wearables, ya que todos monitorizan remotamente al paciente en segundo plano, agotando de forma contínua su batería.

El doctor Shafiq Rab es el vicepresidente senior y director de información del Centro Médico de la Universidad Rush de Chicago. El Dr. Rab afirma que su centro médico tiene grandes expectativas para el 5G: “Imagínese en algún momento en un futuro no muy lejano, por ejemplo, un médico realizando una visita virtual con un paciente mientras descarga una resonancia magnética completa en cuestión de segundos.” Ese es el futuro que el 5G abre para profesionales, centros médicos y pacientes.

Aplicaciones futuristas

En cuanto a la cirugía robótica remota, los pacientes tienen sentimientos encontrados. Según Ericsson, casi el 50% de los consumidores se declara conforme con la cirugía robótica remota, pero el 61% también menciona su preocupación por la velocidad actual de Internet.

Gracias a la realidad aumentada, la computación espacial y la realidad virtual, los doctores podrán enseñarse mutuamente procedimientos y métodos para practicar en tiempo real. Un médico ya no tendrá que aprender un procedimiento nuevo a partir de los “apuntes” ni la bibliografía; podrá concertar una cita con el principal experto y recibir una lección práctica personalizada. Otra de las aplicaciones clave del 5G irá destinada a los pacientes terminales en los centros de cuidados paliativos: AT&T está colaborando con VITAS Healthcare combinando 5G y realidad aumentada, ofreciendo experiencias en RA y RV que pueden disminuir la ansiedad y el dolor de dichos pacientes.

Desafíos del 5G

Ninguna tecnología ofrece beneficios sin traer consigo algunos cambios importantes. A continuación, repasamos algunos de los obstáculos que se prevén para implementar correctamente el 5G en nuestro sistema sanitario actual.

Menor alcance

El 5G no es 100% perfecto; como todas las redes inalámbricas, su alcance puede variar mucho de los entornos urbanos a los rurales. En las zonas donde los edificios son altos, el 5G tiene dificultades para conectarse con los dispositivos. Para evitarlo, las compañías de telecomunicaciones planean desplegar “células pequeñas”, que son antenas o radios celulares del tamaño de una mochila. Estos dispositivos se colocarán en zonas con problemas de conexión. Se prevé que, en torno a finales de año, el número de estos dispositivos alcance los 2 millones.

Costes ocultos

La implantación y aplicación del 5G, las mejoras en infraestructura requeridas y su mantenimiento no resultará barato. Se espera que los consumidores paguen gran parte de este coste, pero no se sabe exactamente cuánto. Un estudio de McKinsey & Company muestra que las operadoras de telefonía buscarán compensar estos mayores costes con nuevas estrategias. “Tendrán que explorar más enfoques alternativos, como el uso compartido de la red (la construcción conjunta de nuevas redes 5G) y nuevos modelos de ingresos”, argumentan en el informe.

Uno de los costes ocultos para los profesionales del sector sanitario es la creciente demanda de los pacientes “en cualquier momento y en cualquier lugar”. Aunque esto no será posible en muchas zonas rurales durante al menos unos años.
Los problemas de ciberseguridad son también un coste oculto tanto para los consumidores como para las empresas; muchas compañías y personas tienen muchos datos e información sensible que perder. El robo de identidades médicas, los problemas en la gestión de los datos y en la gestión de la privacidad sanitaria son un riesgo para todos los pacientes.

Igualdad de acceso

Uno de los puntos que más controversia generan es la desigualdad en el acceso a las redes 5G entre los pacientes que residen en entornos urbanos y los que residen en entornos rurales. No será hasta finales de 2021 cuando se prevé que las principales operadoras de telefonía comiencen a implantar el 5G en las ciudades de forma masiva.

Impulsando el 5G

El 5G se encuentra ya entre nosotros, aunque aún tardará algún tiempo en llegar a todos los rincones y hogares. Nos encontramos en un momento determinante en el que los diferentes estados pueden aprender unos de otros a la hora de implementar el 5G en los diferentes ámbitos de nuestro día a día. Aunque el 5G traerá consigo un sinfín de beneficios y ventajas a pacientes y profesionales, también debemos prepararnos a conciencia y planificar los grandes retos que nos plantea.

¿Qué ventajas que traerá el 5G te parecen más interesantes? ¿Qué desafíos te inquietan más? ¡Comparte con nosotros tu opinión sobre esta inminente revolución!

 

¿Listo para empezar a usar OK Doctor?