El estado actual de la transformación digital de la atención sanitaria (Parte 2)

13 de julio de 2020
transformación digital parte 2

La atención médica está experimentando una transformación digital que afectará a los pacientes, clínicas y aseguradoras. Los equipos y responsables de la asistencia sanitaria han luchado históricamente por mantenerse al día tecnológicamente, pese a las limitaciones presupuestarias. Hoy se benefician en muchos ámbitos de las últimas innovaciones tecnológicas.

En la primera entrada de nuestra serie “El estado actual de la transformación digital de la atención sanitaria” poníamos de manifiesto cómo la realidad virtual aplicada a la atención sanitaria está mejorando la experiencia de los pacientes durante su convalecencia y acortando los plazos de curación.

En este artículo, profundizaremos en la importancia del Big Data como consecuencia del uso cada vez más habitual de herramientas de monitorización móvil y del auge de los wearables.

Big Data en Medicina
Todos hemos oído hablar del Big Data como herramienta en el mundo de la empresa. Una gran base de datos, que agrega información de todas las actividades del negocio. Combina datos globales de rendimiento de la empresa con los de comercio electrónico, redes sociales, compras en tiendas a pie de calle, gastos, de transporte, viajes, y mucho más. A partir de esta enorme cantidad de datos, los analistas trabajan para encontrar tendencias y patrones que ayuden en la toma de decisiones de negocio. Este conocimiento, resultado del procesado de datos que no tienen impacto en la cifra de negocio de forma aislada, permite ahorrar dinero, tiempo, esfuerzo de los empleados, búsqueda de clientes, etc.

Para los centros de salud y hospitales, el Big Data es cada vez más importante en la optimización de su día a día. Gracias a los analistas de datos, los centros de salud y hospitales pueden proporcionar mejor atención preventiva impidiendo que los visitantes frecuentes de la UCI vuelvan. Estos pacientes suponen el 28% de las visitas, y pueden acumular enormes facturas de gasto médico. Al crear planes de acción preventivos, los centros sanitarios pueden ayudar a muchos de estos pacientes a mejorar su salud al tiempo que reducen el gasto sanitario.

El Big Data también puede identificar errores de medicación a partir del análisis de los datos de los pacientes. Si hay alguna inconsistencia entre los resultados de los análisis, la historia clínica del paciente y los medicamentos prescritos, los médicos pueden ser alertados de inmediato.

Sabemos que las enfermeras y los médicos de los hospitales trabajan largas y duras horas. El Big Data puede ayudar a los responsables de cada hospital a predecir mejor las tasas de admisión de pacientes a lo largo del día para programar la cantidad correcta de personal. En la mayoría de los casos, esta es una manera fácil de ahorrar tiempo y dinero sin forzar al personal actual o empeorar la experiencia de los pacientes.

Para las compañías farmacéuticas y seguros médicos privados, la inversión en Big Data se rentabiliza desde el primer minuto. Los analistas pueden encontrar problemas internos, debilidades y mejoras antes incluso de comenzar la atención a los pacientes.

El marketing es otra área donde las compañías farmacéuticas y de seguros, gastan millones de euros al año. El Big Data es una herramienta de gran ayuda para identificar los medios y canales óptimos para impactar al segmento ideal de consumidores para cada producto. El ahorro en costes de publicidad y marketing es evidente. El perfil de cliente se puede crear con datos demográficos, necesidades y deseos, plataformas de comunicación que usa habitualmente, etc.

Como resultado, para estas empresas, el desarrollo de nuevos productos y soluciones debería ser más fácil, a medida que acumulen información de sus principales nichos de clientes.

Monitorización móvil sencilla
La información médica ya no está sólo bajo el cuidado del médico o del sistema nacional de salud, los pacientes tienen acceso instantáneo a muchos datos relevantes desde el punto de vista médico.
Cuando tu Fitbit o smartwatch dice que es hora de estirar los músculos, a menudo aprovechamos la oportunidad de alejarnos del ordenador para dar un corto paseo. Cuando necesitamos cambiar de médico o dentista, sería ideal poder descargar nuestros datos médicos y enviarlos a la nueva clínica de forma segura y rápida.

Con la ayuda de la tecnología, el médico podría estar revisando nuestros datos médicos en tiempo real a la vez que tiene acceso a los datos históricos. Para muchos pacientes, es una tranquilidad que su médico tenga acceso a toda su información sin tener que citarlos o comunicarse por teléfono o correo electrónico.

Los wearables desde el Fitness hasta el cuidado de la salud
Se prevé que el mercado de los wearables alcance los 27 millones de dólares para 2023. Y no es de extrañar, ya que los wearables son cada vez más populares y sus funciones más variadas. El 44% de las personas afirma que controla más su salud gracias a este tipo de dispositivos.

Atrás quedaron los días en que acudías al médico a hacerte una revisión. Ahora es fácil controlar la frecuencia cardiaca, la alimentación saludable, el ejercicio diario, la ingesta de agua, los horarios de sueño, la sudoración, los niveles de oxígeno en la sangre, y mucho más con wearables. Prevenir una enfermedad y mantener un estilo de vida saludable es más fácil y divertido.

En Estados Unidos, muchas empresas, que no se dedican al mundo de la salud están ofreciendo incentivos a sus empleados para que usen wearables y así ofrecer los datos compañías de seguros de salud. Para estas compañías, las tarifas de seguro disminuyen con el tiempo a medida que los empleados muestran mejores resultados en el mantenimiento de su salud y cuidado personal.

Las aseguradoras de salud también están invirtiendo en tecnología wearable. Debido al alto coste de la atención sanitaria, hospitales y clínicas consiguen muchas ventajas y beneficios: los pacientes pueden recibir una experiencia médica personalizada y tomar el control de su salud; las tasas de seguro disminuyen para los pacientes en todos los ámbitos; las compañías de seguros pueden estimar con mayor precisión los riesgos de enfermedad; y los pacientes simplemente se divierten más cuando pueden establecer sus propios objetivos de salud en la nutrición, la dieta, el agua, el sueño, el ejercicio, etc.

Incluso las empresas que tradicionalmente no estaban centradas en la atención sanitaria están invirtiendo en wearables y tecnología para la salud. Hace unas semanas, Google anunció que había llegado a un acuerdo para adquirir Fitbit por 2.100 millones de dólares. Aunque este acuerdo ha planteado problemas de privacidad de datos, entre otras preocupaciones, marca una fuerte tendencia de las empresas tecnológicas que invierten fuertemente en la atención médica y los wearables.

En última instancia, los wearables ahorrarán mucho dinero a todos los que están involucrados en el sistema de salud. Un informe pronostica que el desarrollo de aplicaciones móviles médicas y wearables podría ahorrar a las empresas de salud de Estados Unidos casi 7.000 millones de dólares al año.

Un mañana más saludable, hoy
Con datos, wearables y monitorización remota, la atención médica mejorará para los pacientes, clínicas e incluso compañías de seguros. Aunque requerirá esfuerzos continuos y grandes cantidades de inversión de administraciones y empresas, la industria de la salud cambiará para siempre con esta transformación tecnológica. ¿Usas wearables o rastreadores de salud? ¿Cuál es tu función más utilizada?

¿Listo para empezar a usar OK Doctor?