Efectos indirectos de la pandemia en la Salud. Parte 2

25 de marzo de 2021

Durante la primera ola, muchos pacientes con otros síntomas que no eran de COVID-19 dejaron de acudir a urgencias por miedo a contagiarse. Al faltar a sus revisiones, a muchos se les agravó su enfermedad o incluso llegaron a fallecer por no ser diagnosticados a tiempo.

Un diagnóstico de cáncer cada vez más tardío

Los pacientes oncológicos representan uno de los grandes grupos que más se han visto afectados por el impacto de la pandemia.

Isabel Echevarría, secretaria científica del SEOM (Sociedad Española de Oncología Médica) comentó para RTVE que no disponía de datos oficiales sobre el descenso del diagnóstico del cáncer, aunque no duda que se va producir esa caída por la suspensión temporal de los programas de screening, así como por la dificultad en el acceso al sistema sanitario, miedo a acudir, o retrasos en la realización de pruebas. Además, Echevarría ha comprobado que en algunos servicios de oncología médica las consultas nuevas han disminuido un 20%.

Dependiendo del alcance y la duración de esta tercera ola podría condicionar el impacto en la atención de los pacientes oncológicos. “Si se demoran los diagnósticos y las cirugías oncológicas, vamos a encontrarnos con diagnósticos de tumores más avanzados, con necesidad de tratamientos más agresivos, y en algunos casos perdiendo la posibilidad de curación, con un probable aumento de mortalidad a medio plazo”, recalca Echevarría.

Retraso en la asistencia de pacientes con problemas cardiovasculares

El colapso de los hospitales a principios de enero ha supuesto una reducción de las intervenciones de riesgo bajo programadas para pacientes cardiológicos que han comenzado a posponerse en algunas comunidades autónomas. “Estamos en el inicio de lo que puede ser peor, ya que el impacto puede aumentar a medida que crezca el número de pacientes hospitalizados por COVID”, señala Ángel Cequier, presidente de la Sociedad Española de Cardiología, quien explicó para RTVE que en el mes de enero se han ido retrasando “hasta tres semanas” intervenciones de pronóstico menos grave, como exploraciones, electrocardiogramas o algunos tipos de cateterismo. Sin embargo, ha dejado claro que las operaciones “absolutamente urgentes” se están priorizando y llevando a cabo con relativa normalidad.

Las enfermedades cardiovasculares representan la principal causa de muerte en España. Según datos que maneja la Sociedad Española de Cardiología, por cada persona que fallece de COVID, hay entre cinco y seis que lo hacen por problemas de corazón.  “El retraso en la asistencia de pacientes que tienen ya enfermedad cardiovascular crónica, o la limitación a esta asistencia, les está impactando muy negativamente, -recalca Cequier-, especialmente a los pacientes crónicos con enfermedades cardiovasculares que están en sus casas, ya que la pandemia ha hecho que se resientan medidas como las exploraciones o los ajustes de tratamientos, que son tan importantes para ellos”.

Efectos indirectos del COVID-19 en la salud dental

Otro de los grandes perjudicados por el impacto de la pandemia es el sector dental. Durante los últimos meses de este año y en 2021, una de cada tres personas entre 20 y 74 años renunciará a tratamientos dentales por miedo al contagio y por motivos económicos salvo que se trate de alguna emergencia. En el caso de las personas cuya situación laboral y económica es incierta esta cifra llega al 54%. Estas son algunas de las conclusiones que se extraen de la investigación realizada por la consultora KEY-STONE, con una muestra representativa de 1000 familias españolas.

El Dr. Antonio Bujaldón, presidente de la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA), destaca para el portal web ISanidad los efectos negativos que puede generar esta situación. “Esto podría acarrear graves consecuencias futuras para la salud bucodental y general”, apunta. Asimismo, subraya que “abandonar tratamientos dentales en marcha, aplazarlos o no iniciarlos inmediatamente cuando están indicados, no solo agrava las implicaciones para la salud oral presente, sino que complica tu pronóstico e, incluso, termina siendo más costosos a medio-largo plazo”.

En el mismo sentido, el presidente del Consejo General de Dentistas, Óscar Castro, ha advertido a Invertia que ante el cierre de clínicas a causa de la pandemia “serán muchos los pacientes que se quedarán sin atención. Los usuarios afectados pueden quedarse con tratamientos sin terminar, o con pagos pendientes”

Como habéis leído en esta segunda parte de Efectos indirectos de la pandemia en la Salud, los aplazamientos en la asistencia de pacientes con problemas cardiovasculares, el retraso de los diagnósticos en pacientes oncológicos y el abandono de tratamientos dentales por motivos económicos son algunos de los impactos colaterales del COVID-19 en la sanidad española.

 

¿Listo para empezar a usar OK Doctor?