5G dará a la atención sanitaria una dosis muy necesaria de innovación

27 de agosto de 2020
5G innovación atención sanitaria

Con la llegada de la tecnología 5G, comenzaremos a experimentar un profundo cambio que afectará el paradigma de casi todas las tecnologías y el campo de la salud será uno de los más beneficiados.

Pese a que el sector sanitario ha tardado en adoptar e implementar nuevas tecnologías, debido sobre todo a una regulación legislativa estricta, en los últimos años se ha experimentado un profundo cambio y se apuesta cada vez más por estas innovaciones tecnológicas, ya que demuestran unos resultados óptimos.

La tecnología 5G abrirá oportunidades para una mejora significativa tanto en la atención al paciente como en la eficiencia operativa. Veamos el futuro de la asistencia sanitaria con la tecnología 5G:

Atención preventiva más personalizada
La atención de la salud no se limita únicamente a encontrar mejores soluciones de tratamiento; las prácticas preventivas descartan el tratamiento también son una prioridad fundamental para todos los implicados en la medicina. Con la tecnología 5G, la atención personalizada y autodirigida será más viable que nunca. Los pacientes estarán capacitados para gestionar su salud de una forma sin precedentes.

Ya somos capaces de conseguirlo en cierta medida, combinando el desarrollo de la MedTech y la tecnología de wearables. Pero esto es una pequeña parte de lo que se puede lograr, debido a las limitaciones de la 4G. Para poder soportar una monitorización continua los wearables necesitan acceso a una conectividad uniforme e ininterrumpida. Y la 5G puede satisfacer esta necesidad de alta velocidad constante.

Revolucionará la velocidad y la gestión de los datos
El proceso de gestión de datos también necesita renovarse urgentemente. La transmisión de gran cantidad de datos, hace que las redes actuales sean lentas y den numerosos fallos. Esto afecta a los centros médicos y profesionales, que necesitan interactuar continuamente con los pacientes. La saturación de la red también afecta a las capacidades de Internet de las cosas (IoT).

Afortunadamente, la 5G, proporcionará una solución más eficiente para que grandes cantidades de datos se puedan compartir más rápidamente a través de las redes. La 5G puede cubrir tanto las demandas de la interfaz médico- paciente, como el desarrollo mejorado del IoT.

En una prueba reciente, Qualcomm, empresa estadounidense de desarrollo de tecnología móvil, afirma haber alcanzado velocidades de descarga de 4,5 gigabits por segundo con la conectividad de 5G. Pero aconseja moderar las expectativas en las fases iniciales del desarrollo de 5G a unos 1,5 gigabits por segundo de velocidad media.

Aun así, eso no se puede considerar una transmisión de datos lenta, ya que es básicamente 20 veces más rápido que lo que la 4G puede ofrecer. Para poner esto en perspectiva, normalmente se tardan unos seis minutos en descargar una película con una conexión 4G. Con la 5G, ese tiempo se reduce a 17 segundos.

Pero mientras que 5G es muy superior a 4G en cuanto a velocidad, esa es solo una de sus ventajas. 5G también reducirá la latencia, que afecta a la velocidad de carga de una web o a la calidad de una videollamada, a solo un par de milisegundos, convirtiéndose en mucho más fiable para la transmisión de datos. Esto abrirá la posibilidad de nuevas aplicaciones de IoT más avanzadas que requieren una rápida respuesta para funcionar, como el control de equipos remotos.

Podrá aprovechar el verdadero potencial de la telesalud
En todo el mundo, podemos ver cómo algunas zonas rurales tienen verdadera dificultad para acceder a una atención médica de calidad. En éstas, se registra un aumento de enfermedades crónicas y la carencia de seguros médicos, a lo que se suma la gran distancia con respecto al hospital o centro médico más cercano.

Estos desafíos son uno de los principales catalizadores del crecimiento previsto de la telemedicina.

Pronto, la tecnología 5G permitirá a los médicos utilizar herramientas de monitorización remota más precisas, que les permitirán mantenerse en contacto con los pacientes, independientemente de donde vivan. La 5G también abrirá el acceso a especialistas a personas que de otra manera no podrían obtener el tratamiento que necesitan.

Con un soporte adecuado para los requisitos de video de alta resolución, la tecnología 5G también hará que las citas y consultas de telesalud sean más efectivas. Los profesionales médicos podrán transmitir rápidamente archivos masivos de equipos como resonancias magnéticas y máquinas de rayos X a otros médicos para que puedan tomar decisiones más informadas sobre los tratamientos de los pacientes.

Pero estas capacidades se vuelven más sorprendentes cuando se añaden otras tecnologías emergentes. Ya tenemos Inteligencia Artificial (IA) que es capaz de diagnosticar a los pacientes y recomendar tratamientos adecuados. La IA es incluso capaz de predecir posibles complicaciones en pacientes, de modo que se pueden establecer medidas preventivas de antemano.

Pero al igual que la IoT, la IA está siendo frenada por la dificultad en la gestión y transmisión de los datos. Para funcionar, la IA a menudo necesita cantidades masivas de datos de fuentes dispares para aprender y mejorar. La 4G no puede apoyar de forma fiable este flujo de datos. Pero la 5G sí puede.

Algunos obstáculos inevitables
Como con cualquier otra nueva tecnología, la integración de 5G en la sociedad no será perfecta. Aunque puede mejorar drásticamente la forma en que se proporciona la asistencia sanitaria en todo el mundo, los implicados deben ser estratégicos en cuanto a la forma en que utilizan esta tecnología, especialmente cuando se utiliza por primera vez.

En una entrevista con HealthTech Insider, el Dr. Joseph Kvedar, vicepresidente de Connected Health en Partners HealthCare, explica las implicaciones de los fallos tecnológicos en la atención sanitaria: “Si realizas un pedido en Amazon y no se ejecuta correctamente, el mundo no se detiene. Pero si se trata de tu marcapasos, eso es otra cosa”.

Además de la preocupación por la calidad de la atención, el coste también podría ser un problema. Cuando 5G se despliegue a gran escala, los viejos dispositivos y partes de nuestra infraestructura de red podrían quedar obsoletos y reemplazarlos será costoso, pero desafortunadamente, se tendrá que hacer rápido para mantener el ritmo.

A pesar de estos obstáculos, no hay duda de que la 5G traerá numerosas mejoras y beneficios a la atención médica. Todo lo que se necesita es algo de previsión y creatividad para implementarlo correctamente.

¿Qué otros beneficios crees que 5G traerá a la salud? ¿Cuáles son los que mejorarán más rápido? Desde OK Doctor te invitamos a que reflexiones sobre ello y nos comentes tu opinión.

¿Listo para empezar a usar OK Doctor?