Los beneficios del hospital conectado: gestión, atención y diagnóstico

29 de junio de 2020
beneficios del hospital conectado

Smart Hospitals: ¿El futuro de la atención médica?
La atención sanitaria está evolucionando. El desarrollo de la inteligencia artificial (IA), el Internet de las cosas (IoT), el aprendizaje automático y otras tecnologías están abriendo posibilidades sin precedentes en el ámbito médico. No pasará mucho tiempo antes de que el concepto del hospital inteligente sea viable.

Una convergencia de la gran tecnología y la atención sanitaria
Casi todas las grandes empresas tecnológicas se están involucrando en el cuidado de la salud. Samsung está trabajando en una versión de bajo coste de Lucentis, el medicamento de Roche Holding AG, que se utiliza para tratar la degeneración macular. Con su eficiente sistema de distribución, Amazon parece listo para irrumpir en las áreas de suministro farmacéutico y médico. Y además de su nuevo ECG, Apple está ampliando las capacidades del iPhone para que pueda convertirse en un repositorio de todo tipo de datos relacionados con la salud.

Con todos estos titanes tecnológicos ansiosos por entrar en la industria de la salud, el colaborador de Forbes, David Shaywitz cree que podemos estar entrando en una nueva era para la “gran farmacia”. Y no le falta razón teniendo en cuenta el crecimiento descontrolado del porcentaje del PIB nacional dedicado a atención sanitaria por parte de los estados del primer mundo. En 2015, los costes mundiales de atención médica alcanzaron los 7,1 billones de dólares. En 2020, se prevé que alcancen los 8,7 billones de dólares según Deloitte.

Para garantizar un futuro mejor, debemos asegurarnos de que la atención sanitaria siga siendo asequible y eficaz. Esto no solo significa inventar nuevas tecnologías y paradigmas, sino reevaluar cómo se utilizan las actuales. La tecnología que utilizamos hoy en día jugará un papel muy importante en los hospitales inteligentes del mañana.

Monitorización remota de pacientes
Gracias al desarrollo de IoT, la monitorización remota del paciente del paciente (RPM) es ahora una posibilidad real. Los médicos pueden estar más conectados con los pacientes que nunca. Esto les permite asegurarse de que los pacientes están siguiendo los planes de tratamiento, ya sea tomar una pastilla tres veces al día o caminar una hora todas las tardes.

Aun con estas novedades, consolidar los datos y darles sentido se ha convertido en el mayor desafío. Sí, tenemos innumerables dispositivos conectados, wearables y aplicaciones para realizar un seguimiento de la presión arterial, la frecuencia cardíaca y otros signos vitales. Pero la información valiosa es el resultado de la conexión entre estos datos y no solo de los datos por sí mismos.

La combinación de registros médicos electrónicos (ETR) con el aprendizaje automático podría desbloquear nuevas soluciones desconocidas hasta ahora. Al agilizar la recopilación y el análisis de los datos, los médicos podrán tomar decisiones más informadas con respecto al tratamiento y a las necesidades específicas de cada enfermo. También dará a los pacientes un mayor nivel de información de las características y resultados de sus planes de tratamiento, lo que, podría conducir a mejores resultados.

Mejorar el desarrollo de fármacos con datos
Gracias a instituciones mundiales como el Instituto Max Planck de Genética Molecular con sede en Berlín y el MIT con sede en Boston, se ha mapeado la mayoría del genoma humano. Desde el inicio del proyecto del genoma humano, se han obtenido los códigos genéticos de casi 2.000 enfermedades.

Dicho esto, no es de extrañar que la genómica esté haciendo grandes mejoras en el desarrollo de fármacos. Inicialmente, este impacto se focalizó en el campo de la oncología. Pero desde entonces, se ha extendido a una variedad de problemas de salud, reduciendo el tiempo y el coste de desarrollar medicamentos específicos.

Una forma de llevar las cosas un paso más allá es mediante la utilización de herramientas de monitorización remota más robustas que en los ensayos de medicamentos. Estos datos de biotelemetría, podrían informar a los investigadores sobre las interacciones del fármaco y el impacto en la enfermedad que está tratando de curar. Este enfoque, basado en el Big Data y los genes, podrá realizar grandes mejoras en los medicamentos que tomemos en los próximos años.

Las consultas electrónicas podrían salvar la atención primaria
Es una realidad que los médicos de todo el mundo están sobrecargados de trabajo. Para disminuir su inmensa carga, se están probando e implementando nuevas formas de atención primaria. Una de las opciones más prometedoras son las consultas web basadas en aplicaciones web.

En esencia, esto significa reunirte con tu médico a través de una videollamada. Si tus síntomas no son graves y pueden hacer un diagnóstico claro, incluso pueden enviarte una receta para tratamiento por correo electrónico o SMS.

Esto no solo ahorra a muchos pacientes una visita al médico mientras están enfermos, sino que también liberan tiempo y energía a los médicos.

Virtualizar la rehabilitación
Para muchas lesiones y enfermedades, la rehabilitación física es la clave de la recuperación. Esto es especialmente así cuando se trata de rehabilitación post-cirugía y atención ortopédica.

Hoy en día, la recuperación asistida virtual es una opción viable. En lugar de desplazarse al fisioterapeuta o al médico tres veces a la semana, los pacientes podrían utilizar una combinación de tecnologías de teleconferencia, telemetría y monitorización remota para completar su rehabilitación.

Los médicos podrían guiar virtualmente a los pacientes a través de cada paso y modificar el plan de rehabilitación basado en los datos en tiempo real que reciben, incluso se podrían recopilar datos de resultados para ayudar a agilizar el proceso de pago y reclamación de gastos a una mutua de trabajo o seguro privado.

Hospitales más inteligentes, atención médica más inteligente
Muchas de las opciones que hemos comentado simplemente se reducen a una asignación más inteligente de recursos. No necesariamente necesitamos reinventar todos los aspectos de la atención médica. En su lugar, deberíamos centrarnos en cómo utilizar mejor las tecnologías que tenemos hoy en día.

La atención médica está cambiando rápidamente. Al optimizar nuestro uso de tecnologías, estaremos mejor equipados para incorporar y utilizar las nuevas metodologías, medicamentos y tratamientos que tendremos en el futuro.

Los médicos podrán tomar decisiones más informadas. Los pacientes estarán más alineados con la evolución de su enfermedad y tratamiento. Y todas las partes interesadas se beneficiarán de formas más eficientes y efectivas de curación. Los datos, los wearables y el software están allanando el terreno hacia un futuro más saludable. Ahora, solo tenemos que tomar ese camino en el futuro.

¿Listo para empezar a usar OK Doctor?