5 tecnologías médicas que vienen en la próxima década

18 de enero de 2021

El sector sanitario está adoptando tecnologías emergentes a un ritmo sin precedentes. En consecuencia, es una gran oportunidad para desarrolladores de aplicaciones médicas, inversores, médicos y pacientes. Pero ¿qué tecnologías deberían seguirse de cerca? Estos son los avances que puedes esperar ver en los próximos años.

1. Integración en la nube

La recopilación de datos digitales es vital para el avance de la atención médica moderna. Pero la manera en la que se comparte esta información es quizás el factor más importante para el éxito.

Más del 90% de las instituciones médicas alojan aplicaciones a través de la nube. Pero este uso de la nube está fragmentado. Los organismos sanitarios están utilizando la nube por un lado para el alojamiento de datos y por otro, para las aplicaciones médicas. Ambas acciones se mantienen en silos de formularios separados, por lo que limita la funcionalidad potencial de los datos.

La integración en la nube permite a las instituciones sanitarias abrir sus silos y la información relevante. Tom Lawry, director de inteligencia artificial en salud y ciencias biológicas de Microsoft, cree que esto eventualmente transformará el campo médico. “La transformación que genera la nube y la combinación de estos datos permite todo tipo de cosas interesantes”, dice. “Para nosotros, ese es el aspecto transformador número uno en el futuro durante los próximos años”.

2. Mejor infraestructura = atención médica accesible

El COVID-19 ha arrojado luz sobre cuán esenciales son la asistencia sanitaria telemática y el seguimiento en remoto de pacientes, especialmente para aquellos que padecen enfermedades crónicas. Para muchos pacientes, estas vías de la medicina suelen ser las más convenientes y prácticas de usar.

“La mayor parte de este país sigue siendo rural”, explica Rhonda Collins, directora de enfermería de Vocera y fundadora del American Nurse Project. “Por lo tanto, debemos confiar en la tecnología para llenar las brechas en las conexiones humanas en la atención médica. La asistencia de pacientes de manera telemática será más importante en el futuro, a medida que la infraestructura y la tecnología continúen mejorando”.

Antes de que apareciera la teleasistencia, podía resultar complicado encontrar el tratamiento adecuado para una enfermedad si no vivías en un área sustancialmente poblada como la ciudad de Nueva York o Los Ángeles. Este paradigma se convierte en un asunto mucho más grave si se tiene en cuenta que el 50% de los condados de EE. UU tienen una población con una alta incidencia de enfermedades crónicas y una gran necesidad de una mejor conectividad de banda ancha. Esto equivale a más de 36 millones de personas

Sin duda, la mala conectividad a Internet complica enormemente las consultas remotas con los médicos. La doctora Rhonda Collins asegura que la situación está mejorando y que la teleasistencia se convertirá en una herramienta fundamental para quienes viven en zonas remotas o rurales. Pero aún queda mucho trabajo por hacer.

Una encuesta de Healthline de agosto de 2018 concluyó que el 46% de los miembros de Medicare Advantage no estaban seguros de si la asistencia telemática pueda resultar una opción viable para ellos. Si eso no fuera lo suficientemente preocupante, el 37% de los encuestados creen que son tecnologías que no se encuentran al alcance de su mano, cuando en realidad si lo están.

Para empeorar este problema, numerosos hospitales todavía están lidiando con un servicio móvil y Wi-Fi inconsistente, lo que dificulta la asistencia telemática: “Estos problemas básicos hacen que sea muy complicado incorporar tecnología para ofrecer atención y conectividad extraordinarias a todos los pacientes independientemente de su localización geográfica”, remarca Collins. “Las actualizaciones en el desarrollo de infraestructuras digitales son imprescindibles y deberían ser el enfoque de muchos hospitales para que puedan mejorar las condiciones de vida de los pacientes y los médicos por igual”.

No tenemos ninguna duda de que estas actualizaciones en las infraestructuras llegarán con el tiempo. Como se señaló anteriormente, la crisis sanitaria creada a raíz de la expansión del coronavirus ha acelerado nuestro uso de aplicaciones para la asistencia en remoto. Esperemos que estos servicios se vuelvan aún más omnipresentes en un futuro próximo.

3. Adopción acelerada de IA

El desarrollo de la inteligencia artificial (IA) ha sido un revulsivo para varios sectores, y la atención médica no es una excepción. Pero todos los casos de uso que hemos visto hasta ahora para la IA palidecerán en comparación con lo que está por venir.

Una encuesta de julio de 2018 de Intel a 200 profesionales médicos encontró que el 37% de los participantes estaban aplicando IA de manera limitada. El 54% de ellos creía que la IA tendrá una adopción generalizada para 2023. Para John Doyle, director de estrategia comercial global de Microsoft Healthcare, esta adopción se traduce en que la IA afectará todos los aspectos del flujo de trabajo de una institución médica.

Doyle considera que el análisis de imágenes médicas, la interpretación de conjuntos de datos, los flujos de trabajo clínicos y la obtención de información en tiempo real procedente de los datos de los sensores médicos son solo algunos de los factores que se verán afectados por la IA. Como resultado, lo más probable es que la inteligencia artificial termine alterando la forma en la que los médicos se relacionen con los pacientes y agilice algunos procesos médicos complicados.

4. Flujos de trabajo centrados en el paciente

Durante la próxima década, Collins espera que la atención médica adopte más tecnologías a las que el paciente promedio está acostumbrado.

Hoy en día, un sanitario que trabaja en un hospital puede hacer reservas para cenar, conversar con amigos y comprar entradas para el cine desde su teléfono móvil, todo en solo 15 minutos antes de iniciar su turno. Pero el panorama tecnológico de su lugar de trabajo es un marcado contraste. Collins teme que esta diferencia pueda disuadir a las generaciones más jóvenes de trabajar en el área.

“Cuando los millennials van a trabajar a un hospital, les pedimos a los médicos, enfermeras y equipos de atención que retrocedan 20 años y usen teléfonos fijos, faxes, llamadas por megafonía… todo lo cual degrada y agrega complejidad a nuestro trabajo” señala Collins. “…A medida que los jóvenes se incorporen al mercado sanitario, muchos hospitales se verán obligados a modernizarse”.

5. Atención médica más personalizada

Las tecnologías emergentes como el machine learning o la inteligencia artificial están destinadas a aumentar las habilidades de los médicos en los próximos 10 años. Según el Dr. Anil Jain, vicepresidente y director de información sanitaria de IBM Watson Health, esto conducirá a una atención especializada más personalizada para los pacientes.

Jain ha observado que “lo más importante será la capacidad de los médicos de utilizar estas herramientas de tecnología avanzada para ofrecer a los pacientes una atención personalizada”. Aprovechar estas tecnologías médicas en el back-end permitirá a los centros privados dar cuenta de datos cruciales como los perfiles genómicos y los determinantes sociales de la salud de manera fluida y rápida.

Según Jain, las opciones de tratamiento personalizados probablemente aumentarán la adherencia al plan de atención, especialmente para aquellos que padecen enfermedades crónicas. También eliminará los intercambios habituales de los enfoques basados en pruebas. Los médicos probablemente tendrán tasas de éxito más altas en el primer conjunto de tratamientos.

¿Qué avances tecnológicos te gustaría ver en la atención médica? Como siempre, ¡háganos saber tu punto de vista en los comentarios!

 

 

¿Listo para empezar a usar OK Doctor?